En cuerpo y alma: cancionero de Joy Division

Ian Curtis

Una figura clave (y ciertamente oscura) de la música popular adquiere en este libro inéditas dimensiones literarias. Inéditas claridades. 

Muchas canciones contienen esporádicos chispazos de alto voltaje lírico, pero muy pocas consiguen sostener sus letras como creaciones autónomas: la palabra suele decaer (o pudrirse) sin el soporte de las notas. Hay, sin embargo, excepciones. Una de ellas es, por supuesto, Bob Dylan. Otra es Ian Curtis, fundador de Joy Division. Si los dioses le concedieron pocos días sobre la tierra, éstos fueron al menos generosos. Lo suficiente para dejarnos una obra espléndida y difícilmente clasificable.
El crítico Jon Savage ha reunido en este volumen las cuarenta composiciones que Curtis escribió a lo largo de una vida zanjada por su suicido en 1980. Son textos vagamente misteriosos sobre los que planean las sombras tutelares de Kafka y las furtivas metáforas del modernismo. Como complemento a estas magníficas letras se reproducen páginas de sus cuadernos y otros materiales que iluminan los aspectos menos patentes de ese trabajo poético.

¿Por qué lo publicamos?

Uno de los mejores poemarios del rock firmado por el más oscuro de sus creadores. A pesar de su corta vida, 24 años, Ian Curtis dejó una huella indeleble en la historia del pop. Sus letras, auténticos poemas, representan como ningún otro texto la desesperación de una generación.

Además de los textos de Ian Curtis, el libro incluye todo tipo de materiales que nos ayudarán a entender la dimensión de Joy Division.

 

ISBN 978-84-15996-34-7
235 páginas, Tapa dura, 17x24 cm
Traducido por Daniel Gascón
Ian Curtis - (Mánchester, 1956 – Macclesfield, 1980) se suicidó a los veintitrés años tras una vida marcada por la enfermedad, la depresión y el miedo. En julio de 1976, durante un concierto de los Sex Pistols, conoció a Bernard Summer y Peter Hook, con quienes fundaría Joy Division. La banda tendría una efímera trayectoria cortada de cuajo por la muerte de su cantante y letrista, pero dejó una huella imborrable en la historia de la música pop y también, como prueba este libro, en la historia de la poesía.
Otros libros que andan por aquí: